Encuentra tu postura sentada para meditar sin dolores

Uno de los primeros problemas que nos encontramos cuando comenzamos la práctica de meditación, es la de diversos dolores, sobre todo de espalda, que nos distraen de la práctica.

Revisa tu postura, para asegurarte que tu columna está alineada, y que tus rodillas estén en una buena posición para no hacerte daño con el tiempo.

Las formas naturales de la columna